Gente que piensa (en mí)

lunes, 17 de septiembre de 2012

Quiéreme.


No soy una chica dura, no voy a crearme una imagen que no se ajuste a lo que soy. Lloro a menudo, me deprimo por cualquier chorrada, me enfado con facilidad. Soy impaciente, irritable y si tengo un mal día lo pago con la gente que menos se lo parece. Sueño demasiado y actuo poco, doy consejos muy buenos que no sé cumplir. No fumo, no me drogo, no follo. Me llevo bien con mi padre y a mi madre le doy muchos besos. Tengo muchos miedos y muchas dudas sobre como amar, me sé la práctica pero no la teoría. No soy la típica chica mala que a los hombres vuelve locos ni la buena a la que todos quieren por ser diferente. No soy exuberante, no llamo la atención. Yo, soy yo. Más del montón que otra cosa. Y a veces me puede la boca.
Pero no quiero cambiar lo que soy, me gusto así, con mis virtudes y mis defectos. Sé que así no ligaré mucho, que probablemente no tendré una vida de película, que pasaré por esta vida de una forma fugaz y que después de muerta nadie me recordará. Pero permanezco indiferente ante todo esto. No sé por qué soy así, no sé si es por puro destino o porque mis elecciones del pasado me han llevado hasta este punto, quién sabe. Pero si hay algo que sé es que me seguiré comportando como hasta ahora. Que no me importa no gustarte, no ser como tú esperabas o deseabas. Si quieres a una chica que se drogue, que viva la vida loca o que te cambie y te haga reflexionar a todas horas, búscala en otro lugar. Si eliges quedarte a mi lado te daré mucho cariño, muchos abrazos (más que besos) y muchas sonrisas (al fin y al cabo dicen que son mi punto fuerte). Te escribiré cosas bonitas que recordarás toda tu vida, te hablaré de política y no te dejaré invitarme al café (porque no me gusta, me resulta muy agrio). Seré un poco pava y me costará abrirme, mostrarme tal y como soy. Te animaré los días malos y te daré espacio. No me dedicaré a ti, ni dejaré que tú te dediques a mí. No, yo me dedicaré a nuestro amor que es lo que considero importante.
Al fin y al cabo, si eliges quedarte seguiré siendo yo, no cambiaré, de eso puedes estar seguro. No te despertarás un día y dirás: "¿qué ha sido de la chica de la que me enamoré?" Probablemente despiertes y pienses: "he elegido bien". Y no, no creas que me estoy echando flores o que me estoy creyendo más de lo que soy. Simplemente sé que si hay algo que me caracteriza es la perseverancia y que cuando tengo algo lo cuido muchísimo. Y a ti te cuidaría por el resto de mis días, si me dejaras.
Así que ya lo sabes, te lo he contado todo. Todo lo que soy y todo lo que te quiero, todo lo que daría por eso ojos verdes. No puedo obligarte a permanecer a mi lado y entenderé si decides no hacerlo, si buscas a otro tipo de chicas. Pero, atiéndeme, tú tampoco eres como los demás, no encajas en ninguna descripción y eso, posiblemente, sea nuestro punto fuerte. Que somos tan diferentes a los demás que podemos ser leyenda.
(Si quieres serlo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario